La llegada (2016). Interesante, pero con reservas

Fecha estelar: -305902.9
________________________________

La llegada (2016)
Dir.: Denis Villeneuve


La influencia que 2001: una odisea del espacio ha tenido y tiene dentro de buena parte del cine serio de ciencia ficción sigue siendo muy importante. Se puede ver perfectamente en La llegada de Denis Villeneuve donde la película de Kubrick influye tanto directamente, un ejemplo, en la manera de visualizar las monolíticas naves extraterrestres, como también indirectamente al parecerse tanto a Interstellar, la película de Christopher Nolan donde la influencia de 2001 es más que patente. Pero la influencia de Interstellar va todavía más lejos pues las ideas básicas que quiere transmitir la película de Villeneuve también están en Interstellar: en realidad el asunto de la ciencia ficción con extraterrestres no es más que el marco que se utiliza para contar “sentimientos” humanos.  Un verdadero problema para los que gustamos más de lo que aquí es, al fin y al cabo, el envoltorio. Porque está bien tratado, con cierta seriedad y verosimilitud, pero al final estamos abocados, porque es lo que quiere la película, a pasar de la respuesta de la humanidad y la curiosidad por lo desconocido para derivar todo hacia la sentimentalidad de lo humano a través de lo que una sola persona. Y entonces resulta que los extraterrestres ya han cumplido su papel en la historia. Es el principal motivo de que la película me parezca excelente en su primera mitad y simplemente aceptable en su segunda.

No me parece que Denis Villeneuve sea un director del montón pues, aunque sus películas parecen no quedar del todo bien rematadas, al menos sí que apuesta por un estilo narrativo diferente, pausado, con un cierto aire independiente y eligiendo historias que, mejor o peor estructuradas, dejan poso y permiten la reflexión. En el caso de La llegada ha sabido dotar a la película de una peculiar atmósfera fría e inquietante, visualmente impactante en su primera mitad. Claro que a todo esto contribuye también la buena fotografía,  la música de Jóhann Jóhannsson y unos efectos sonoros bien concebidos. Hay que apartar aquí todo lo referente a la relación de la protagonista (impresionante Amy Adams) con su hija, escenas en la que algunos han querido ver influencias de Terrence Malick a través de su hipermegasobrevalorada El árbol de la vida.


Y hasta aquí los aspectos de la película que permiten su valoración de interesante porque el resto tiene bastantes pegas que la alejan y mucho del pedestal donde están 2001 e Interstellar. La historia que aquí se cuenta está basada en un relato corto de Ted Chiang, relato que leído a posteriori veo que queda más o menos bien reflejado en lo esencial. Pero es un relato corto y la película dura dos horas. Hay que rellenar y resulta que todo ese relleno es muy poco original, predecible y realmente poco trabajado, sobre todo lo relacionado con las acciones de ciertos militares y también con los chinos. También es un problema que plantees al espectador una serie de reglas para luego saltarlas según la conveniencia del director. En este sentido la película es muy tramposa ya desde su inicio. Es tramposa con premeditación con cierto “flashback” y con la actitud distante y pasota que muestra la protagonista en esos momentos posteriores pues solo pretende (el director) influir en los sentimientos del espectador, pero se salta las reglas. No cae el relato de Ted Chiang en este error pues la protagonista cuenta toda la historia como un recuerdo de algo ya pasado y el escritor juega muy bien con los tiempos verbales.


Es difícil comentar esta película sin hacer spoilers, pero estos errores de guion y/o fallos y trampas desmerecen bastante el resultado final, tanto más cuanto más se piensa y analiza la historia que te han contado. Me quedo con buena parte de la primera hora de película que es ciertamente interesante al plantear cómo sería un primer contacto con extraterrestres y las grandes dificultades de comunicación que se pueden plantear. En este sentido hay un par de novelas de Orson Scott Card que también reflejan muy bien las dificultades de comunicación con otras especies alienígenas, El juego de Ender en la parte final de la novela (la película casi que prefiero no recordar) y, sobre todo, su continuación La voz de los muertos.

Trailer:



Por otra parte, no entiendo de tantas dificultades de entendimiento si Spielberg ya mostró el camino, solo hacen falta cinco tonos. :)




Y aquí, un pentapoide... :)





------------------
Recuerda, amigo lector, que esta reseña está basada única y exclusivamente en mi opinión y gusto personal que puede, o no, coincidir con la del resto de los mortales.

Comentarios

Entradas populares

Lo más visitado